Recuerdo y no recuerdo XCI

Ella
No me dejas otra opción, la de apartarte de mí,
me alejaré, no fue lo que buscaba, pero tú no das tregua.
Cada insistencia tuya son golpes a mi corazón, no respetas mis decisiones,
no respetas mis sentimientos, no consideras mi voluntad.
Surge en ti, el tirano escondido, el manipulador solapado, que con benevolencia engaña, reprime y encarcela.
Dentro de toda bondad se esconde una maldad superior, en cada generosidad habita una avaricia mayor.
Siempre huía de estos conceptos, los consideraba frívolos y calculadores,
y con tu silencio los has validado, naciendo en mí el desconcierto.
Tu amor ahora me hace daño. Contigo el tiempo se ha detenido, no avanza ni retrocede, te has quedado en una puerta, no entras y no sales de mi vida.
Te pedí, te supliqué que recordaras mi nombre y me respondes con tus ojos extraviados, ¿Cómo podré saber lo que quieres decir?.
Con un murmullo, no se conquista a una mujer, ni se le retiene,
que lejos está el hombre del que me enamoré, que distante se encuentra el cuerpo viril que me seducía,
que lejos está el amor entre nosotros, estando tan cerca nuestros cuerpos.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán


Comentarios

  1. Anónimo10:47 a. m.

    Hermosa tu escritura actual!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:49 a. m.

    Bravo ,jorge
    Qué bueno verte ayer.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:15 p. m.

    Que bien refleja la ruptura con un narcisista. Y que difícil es.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:21 p. m.

    Ella dijo a ella:
    Si quieres que esto dure, recuerda que no todo es El hacia tu infinito. No confundas el camino de la máscara de una pasión peligrosa y sufriente que no cesa de doler debido a tu parte masoquista. Por más que llore y patalee debes darte tus espacios y recordar que existimos nosotras tus amigas.
    Ella: gracias, de tanto diálogo eterno con El creía ya que no existía nada más.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Aleucse, o escuela al revés

Toni Morrison